¿Qué hace que recordemos una experiencia, un lugar, unas vacaciones?

¿Qué es lo que nos hace rememorar cualquier anécdota más vivamente que las propias imágenes?

El ser humano retiene las experiencias en la memoria apoyándose en los sentidos. Además, somos capaces de recordar con más precisión por el olfato que por la vista. Así, por ejemplo, recordaremos mejor cómo olía el hotel donde nos alojamos aquellas vacaciones con nuestros padres y la sensación que nos transmitía que el aspecto que tenía la recepción. El olfato fija los recuerdos en nuestra mente con más intensidad que la vista.

Lo que no se ve es lo más importante

Precisamente por esto, los profesionales del marketing aprovechan el poder del olfato. Cuando el aroma que hay en una tienda es atractivo, nos quedamos más tiempo y compramos más. Existen estudios sobre cuáles son los olores que mejor nos hacen sentir. Se fabrican mezclas relajantes a base de vainilla o imitando el olor del pan recién horneado que promueve la amabilidad entre las personas. La mente humana está llena de sorpresas.

Todo depende de la calidad del aire

Pero por este mismo motivo, el olor de un lugar no es un detalle sin importancia sino todo lo contrario. Un olor desagradable en una tienda hará que esta se vacíe de clientes y, por si fuera poco, se lleven a casa el recuerdo de lo molesto  de su paso por ese lugar. De la misma manera, en una oficina, el ambiente puede ser más o menos agradable en función del aroma que se respire.

Bueno, hasta aquí ya nos ha quedado claro que el aire que se respira en un determinado lugar va a provocar una sensación en la gente. El gerente de un hotel, un restaurante o el responsable de mantenimiento de cualquier lugar donde trabajen y convivan personas, tienen en sus manos que el aire que se respire sea sano y contribuya al bienestar general.

La importancia de la limpieza de los conductos

La calidad del aire de un edificio o instalación industrial depende sobre todo del buen mantenimiento y limpieza de los conductos de aire. Normalmente se encuentran ocultos a nuestra vista, pero por ellos es por donde fluye el aire que respiramos. Es necesario y condición sine qua non que estos conductos estén libres de contaminantes y suciedad para que la salud de las personas no se vea afectada.

En Dukto, tras más de diez años en el sector de la limpieza de conductos, esto lo hemos interiorizado de tal manera que se nos considera la empresa más eficiente en Valencia, por no decir la mejor.

Es cuestión de seguridad

Sabemos de la importancia del mantenimiento de los conductos y no sólo eso. También somos muy conscientes de que mantener la buena calidad del aire va más allá de crear un ambiente agradable mediante la erradicación de los malos olores.

Cuestiones como la seguridad y la prevención de incendios dependen en gran medida de la limpieza de la campana extractora en un restaurante por cuanto la grasa, altamente inflamable, se acumula muy cerca de la fuente de calor. El cuerpo de bomberos sabe demasiado bien que la mayoría de los incendios en restaurantes suele originarse en la cocina por descuido y acumulación de grasa combustible en el sistema de extracción.

Óptima eficiencia energética

La eficiencia energética puede depender en gran medida de la limpieza de los conductos. Sistemas de climatización, extracción de vapores o ventilación funcionan mediante el concurso de motores que necesitan energía para cumplir su cometido. En épocas de calor, cuando más esfuerzo se les exige a esos mecanismos, se debe tener especial cuidado en que los conductos estén limpios e higienizados. Durante el verano -sobre todo en Valencia– suben las temperaturas y decenas de hoteles, restaurantes y oficinas nos piden que hagamos revisiones y puestas a punto de los conductos de aire para que quede garantizado el óptimo funcionamiento de la instalación.

La administración pública lo exige

La higienización de los conductos no es menos importante. De ella depende en gran medida que se cumplan las exigencias dictadas por la Consellería de Salud de la Comunidad Valenciana. En los conductos de aire y climatización puede acumularse suciedad y, por ende, bacterias nocivas para nuestro organismo. Se debe por tanto dejar en manos de profesionales la gestión e higienización de una cuestión tan importante. Hacerlo con Dukto, la mejor empresa para la limpieza de conductos en Valencia, es la mejor opción.

La mejor empresa de limpieza de conductos en Valencia

La razón es simple. En Dukto contamos con técnicos superiores de calidad del aire. Su labor empieza por una exhaustiva inspección visual. Para ello utilizan la última tecnología a su alcance. Robots, endoscopia industrial y filmación con cámara les permiten realizar un informe que les servirá para diagnosticar con precisión las acciones a llevar a cabo.

Antes de entrar en acción, se requiere siempre una limpieza a fondo. Seguidamente se aplica el cepillado mecánico y la aspiración de partículas. Si además es necesaria la desinfección, se procede a la nebulización de productos químicos homologados.

Nuestro cometido no es otro que velar por la seguridad y el bienestar de aquellos que trabajan o transitan por edificios con conductos de aire o de extracción de vapores. Pero sabemos que una vez están garantizadas, también contribuimos no poco a que las instalaciones donde Dukto ha llevado a cabo la limpieza, sean parte de una experiencia positiva para todos.

Como decíamos más arriba, la mente humana está llena de sorpresas y es muy selectiva a la hora de fijar en la memoria las buenas y las malas experiencias.

El compromiso de Dukto

Es nuestra responsabilidad la consecución de los objetivos de hoteles, restaurantes y cualquier tipo de negocio que dependa de la satisfacción de sus clientes en el lugar de venta. Somos los garantes de que cualquier instalación con conductos de aire funcione en óptimas condiciones y pueda hacer gala de eficiencia energética.

Nosotros, junto con nuestros clientes, sentimos que es nuestro deber hacer las cosas con celo escrupuloso para seguir siendo la mejor empresa para la limpieza de conductos en Valencia a pesar de que nuestro trabajo quede oculto a la vista. No obstante, sabemos que lo que no se ve…es lo más importante.